Consejos para no equivocarse al comprar un vehículo adaptado (o para adaptarlo)

1 marzo, 2017

¿Por dónde empiezo? Esta es una pregunta recurrente cuando alguien se plantea adquirir un vehículo adaptado (o que se plantea adaptar). Mucha gente, después de haber adquirido su vehículo, cae en la cuenta de que se podían haber ahorrado muchos problemas y quebraderos de cabeza si, antes de comprar, hubieran tenido en cuenta una serie de consideraciones. Para empezar, lo principal: antes de adquirir el vehículo sería mejor asesorarse por técnicos especialistas como los que trabajan en Rehatrans.

Dicho esto ¿vamos con algunos consejos prácticos para acertar en la elección?

Lo principal que tenemos que tener en cuenta es que el tamaño del vehículo se ha de adaptar a nuestras necesidades y usos. Sabiendo que las furgonetas disponibles en el mercado se pueden dividir en pequeñas, medianas y grandes, será mejor que tengamos en cuenta cuatro elementos: tamaño y peso de la silla de ruedas; altura, sentado, del viajero con discapacidad; número de personas que habitualmente viajarán en el vehículo; y cantidad de equipaje que será preciso llevar en los viajes. Vayamos ahora con las ventajas e inconvenientes de cada tipo de vehículo:

 

Vehículo pequeño

La mayoría de las furgonetas pequeñas pueden acomodar a hasta cuatro personas, más el pasajero en silla de ruedas en su interior. Lo normal es que tengan una rampa de acceso para facilitar la entrada y salida.

Rehatrans, vehículo adaptado, discapacidad, discapacitado

Vehículo mediano

Este tamaño de vehículo será más adecuado para una silla de mayor tamaño (o eléctrica). También si, habitualmente, se viaja con mucho equipaje. Por lo general, una furgoneta mediana tendrá espacio para entre cinco y siete personas, incluido el pasajero con discapacidad. Estos vehículos, al igual que pasa con las furgonetas pequeñas, llevan rampa.

Rehatrans, vehículo adaptado, discapacidad, discapacitado

Vehículo grande

Está opción es la más recomendable si, habitualmente, la furgoneta va a transportar a muchos viajeros, se usa una silla grande y/o se viaja con mucho equipaje. Estas cuestiones, aunque parezcan de cajón, no siempre se tienen en cuenta… lo que luego puede tener consecuencias no deseables: el vehículo que se adquiera será el medio de transporte de la persona con discapacidad durante varios años.

Rehatrans, vehículo adaptado, discapacidad, discapacitado

 

 

También puede interesarte:

-¿Qué tener en cuenta cuando se compra un vehículo adaptado para un niño?

-Consejos para viajar con un niño discapacitado

REHATRANS

Si te ha gustado, no olvides compartir ;P