Se gradúa junto a su hijo con discapacidad en Cádiz

Papa_Hijo_Discapacidad

En la Universidad de Cádiz ha ocurrido algo maravilloso. Y es que, en la orla de la promoción 2015-2019 del Grado de Educación Primaria, tanto los alumnos comos los profesores, han querido incluir a Juan, el padre del compañero Juan José.

Juan José tiene una discapacidad severa, pero su padre quiso que lograra su sueño y le apoyó de todas las formas posibles. Y por eso han querido agradecérselo teniendo este gesto tan bonito.

Se gradúa junto a su hijo con discapacidad: una historia de amor y superación

Juan José sufre una discapacidad severa, pero eso no le ha impedido lograr su sueño: convertirse en maestro. Y gran parte de ese mérito es de su padre Juan, quien le ha acompañado todos los días a clase durante toda la carrera. Esta es una historia de amor y superación padre e e hijo que nos llega desde Cádiz.

El curso escolar está llegando a su fin y ha llegado el momento de realizar las orlas de las promociones. Pero, en el caso de esta promoción, la orla ha tenido un detalle de lo más especial. Todos los compañeros y profesores de Juan José quisieron reconocer el esfuerzo de su padre y.. ¿qué mejor manera que incluyéndole en la orla?

“Padre de Juan y de todos…” son las palabras que figuran debajo de su fotografía y es que, según cuentan los compañeros, se convirtió en el padre de todos ellos. Con una sonrisa siempre en la cara y una humildad característica, el padre de Juan José no sólo acompañaba a su hijo a diario, si no que hacía lo mismo con varios compañeros de clase. Y no sólo eso, con el paso de los cursos, los propios profesores le invitaban a que se quedase en las clases con su hijo también.

Juan siempre ha estado al lado de su hijo, ya que ambos sufrieron la muerte de su madre durante el parto. Así, se han mantenido siempre unidos el uno al otro. Y, como no podía ser de otra forma, si el sueño de Juan José es ser maestro, su padre le apoyará para que logre su objetivo.

Sin duda, una bella historia de amor y superación. ¡Bravo por Juan José y bravo por su padre!