Como librarse de las barreras mentales y hacer ejercicio físico

Además de los evidentes desafíos físicos, las personas con discapacidad también pueden tener barreras mentales y emocionales que, llegado el caso, les retraigan de su necesidad de practicar ejercicio.

Pensar en lo que si.. y no en lo que no

Y es que es común que la persona tenga tan presente su discapacidad que prefiera no ejercitarse en público. ¿La solución? Para empezar, no concentrarse tanto en su problema de movilidad y, en lugar de preocuparse por las actividades que no puede practicar, hacerlo por las que si puede.Pensar en lo que si… y no en lo que no.

.

A más barreras, más creatividad para superarlas

Así es. Cuantos más desafíos físicos haya que enfrentar, más creativo habrá que ser para encontrar una rutina de ejercicios que funcione con cada persona. Por ejemplo, si se solía disfrutar corriendo o montando en bicicleta, pero una lesión lo impide ahora, habrá que probar nuevos ejercicios similares… cuando no la versión adaptada de ese deporte.

En el gimnasio… o en otro sitio

Puede que el problema sea hacer ejercicio delante de mucha gente. En ese caso hay dos opciones. O se va al gimnasio a una hora en la que lo probable es que haya menos gente (por ejemplo, por la mañana temprano), o se opta por otras opciones como caminar, nadar o hacer ejercicios, ya sea en grupo, con otras personas con discapacidad, o en cada.

No encontrar ninguna motivación

Si está es tu situación, no estaría de más con amigos y familiares, explicándoles que necesitas apoyo. O mejor aún, buscar a alguien con quien compartir hacer ejercicio. Luego siempre está la opción de los exergames, videojuegos que estimulan la movilidad del cuerpo a través de la creación de ambientes interactivos y experiencias inmersivas.

Tener miedo a una lesión

Además de asesorarse por un experto, lo suyo sería elegir ejercicios de bajo riesgo, tales como caminar (si es posible) o hacer ejercicios desde la silla de ruedas. Además, habrá que tener la precaución de hacer el preceptivo calentamiento de forma correcta, a fin de evitar lesiones.