Una discapacitada lleva a Reino Unido ante la ONU

Se llama Linda Burnip, es británica y es la fundadora de una asociación de discapacitados (DPAC; Disabled People Against Cuts) que denuncia los recortes de su gobierno. Linda ha llevado su denuncia ante la ONU, quien ha abierto una investigación por “graves y sistemáticas de violaciones de los Derechos Humanos de las personas con discapacidad por parte gobierno del Reino Unido”.

Linda BurnipLinda Burnip, y sus compañeros de asociación, llevan cinco años en la lucha. Al final, y dado que su lucha no daba los frutos que ellos buscaban, decidieron que tenían que sacar su lucha fuera del Reino Unido… así que, durante tres años y medio, Linda, y otros miembros de su equipo, han estado reuniéndose con miembros de Naciones Unidas (www.un.org/es )… a los que han ido presentando pruebas de sus acusaciones.

Este tipo de investigaciones suelen ser secretas. Sin embargo, a finales del pasado mes de agosto se filtró que un comité de Naciones Unidas estaba realizando esta investigación, sobre el tratamiento de las personas con discapacidad en el Reino Unido, desde el mismo DPAC confirmaron la veracidad de la noticia.

El origen de la investigación de la ONU partió del DPDPAC protestando contra los recortesAC, quien denunció a los dos últimos gobiernos británicos de atentar contra el artículo 6 del Protocolo Facultativo, dentro de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de la ONU, firmada por Reino Unido. Y es que, según datos del Centro para la Reforma de Bienestar Social del Reino Unido, las personas con discapacidad han sido blanco de los recortes nueve veces más que el resto de los ciudadanos. Otro dato: las personas con discapacidad, que representan uno de cada trece británicos soportan casi un tercio (29%) de los recortes.

Según ha declarado Linda Burnip “esta será la primera vez que un país sea investigado por la ONU por incumplimiento del Protocolo Facultativo. O sea, que será algo histórico”. La misma activista ha añadido “las personas con discapacidad no deben ser los chivos expiatorios de los errores financieros de los gobiernos. No vamos a tolerar una mayor erosión de nuestras condiciones de vida o de nuestros derechos humanos, ni nos sentaremos en silencio, mientras tratan de robarnos nuestros derechos”.

Burnip, de 61 años, tiene una larga historia de campañas a favor de la lucha social, la actividad sindical, la educación que abarca, la salud y la atención social. Todo ello, sumado a su propia experiencia personal (ella tiene la enfermedad de Crohn y es madre de un hijo discapacitado) le han llevado a su actual lucha por los derechos de los discapacitados.

 

Pepe Varela