Los Arrastrasillas: deportistas voluntarios que cumplen tu sueño de ir al monte

Arrastrasillas

Lo que comenzó como un intento de cumplir el sueño de un niño con discapacidad de hacer una ruta por el monte con los amigos, se ha terminado convirtiendo en todo un proyecto de voluntariado. En él, un grupo de deportistas montañeses ayudan a personas con movilidad reducida a disfrutar de la montaña.

Ellos son los Arrastrasillas y lo tienen muy claro: “cualquier amante de la naturaleza tiene derecho de poder disfrutar de ella”

Disfrutar de la naturaleza en silla de ruedas

Aunque no es la primera vez que hablamos del tema y mencionamos a las sillas Joelette, esta vez queremos hablar de un  proyecto único. Ellos son los Arrastrasillas. Una iniciativa que nació cuando un grupo de deportistas conoció a un niño cuya ilusión era poder hacer una ruta en el monte. Exactamente igual que hacían sus compañeros de clase. Entonces, lo tuvieron claro, ¡debían ayudarle! Así, adquirieron una silla adaptada (una Jöelette) y, con la silla y sus brazos impulsándola, el niño podría ir al campo.

Fue una jornada única, muy emocionante. Ver la sonrisa en la cara de ese niño les llevó a plantearse seguir con el proyecto para repetir experiencia con más personas. Según palabras del maratoniano Eduardo Pérez a EFE, esta experiencia “es la mejor terapia, no es extraño ver a hombres como armarios ponerse a llorar por el monte cuando nos acompañan en nuestras travesías”. Y es que, ser un Arrastrasillas es una experiencia única.

Bajo el lema “Que nada te detenga, si yo lo puedo hacer con mi hijo de 10 años, tu también puedes, aunque tenga discapacidad”, Eduardo nos recuerda el caso del joven Pablo. Él tiene una enfermedad degenerativa que, poco a poco le ha ido privando de su movilidad. Cuando le conoció, Pablo le comento que lo que más le molestaba de su vida era que sabía que iba a morir sin conocer la ruta del Cares”. Hoy, y gracias a los Arrastrasillas, Pablo ha cumplido su sueño de conocer una de las rutas más bonitas y turísticas de la naturaleza española.

Entre sus logros, a parte de completar la Ruta del Cares, están contemplar la berrea, disfrutar de la nieve o llegar al Refugio Cabaña Verónica, a más de 2.000 metros, en el Macizo central de los Picos de Europa.

Cómo hacer accesible lo inaccesible

Para los Arrastrasillas, la única condición que piden a todo aquel que quiera disfrutar de la naturaleza es devolver la silla limpia y seca y compartir la experiencia en las redes sociales.

Por otro lado, para realizar una ruta con ellos, el proceso es muy sencillo: preguntar a través de la página “Arrastrasillas” de Facebook sobre disponibilidad. En ese momento, un calendario virtual se encargará de cuadrar las fechas y las sillas. “Nuestras sillas no tienen nombre, son de quien quiera utilizarlas, las necesite y las pida”

 

Ir al Facebook de Arrastrasillas pinchando AQUI

Si te ha gustado, no olvides compartir ;P